menú

Raúl Ordóñez: la importancia de la educación digital

18/03/2019
Blog R

Raúl Ordóñez, es el director de la agencia Sherpa Digital, cuyo fin es ayudar a personas y empresas a adaptarse a los continuos cambios tecnológicos que estamos viviendo. Hace ya 20 años que el divulgador en materia de educación digital trabaja intensamente para que sus clientes siempre tengan el norte a la vista con esto de la digitalización.

Hemos hablado con él para que nos cuente qué hace cada día desde Sherpa y por qué su labor es tan necesaria e importante. Y también, cómo te puede ayudar a ti si eres una madre o padre que no comprende cómo el peque se relaciona con la tablet, el Fortnite o Instagram.

– ¿A qué te dedicas?

– Estoy ligado a la red desde finales de los noventa a través de diferentes proyectos e iniciativas que surgieron en nuestro país en torno a los blogs y las redes sociales. Me apasiona el mundo tecnológico y su incidencia en la sociedad.

Ahora, dirijo la agencia Sherpa – Cultura Digital, desde donde trato de transmitir esta experiencia a otros profesionales, organizaciones y empresas para ayudarles a entender y adaptarse al cambio digital que estamos viviendo.

– ¿Qué significa ser divulgador en materia de educación digital?

– Significa tener un claro compromiso social por hacer ver a otras personas la importancia que tiene el medio digital en todos los aspectos de su vida cotidiana y profesional tanto en el presente como el futuro.

Esta divulgación incluye por supuesto compartir el conocimiento necesario para que pierdan el miedo a este nuevo entorno sobre el que existen tantos mitos y adquieran las competencias y habilidades tecnológicas necesarias.

Siempre he opinado que Internet debe servir para conseguir que los seres humanos seamos más libres y más felices y esto solo se alcanzará si invertimos en educación y combatimos la brecha digital que por desgracia aún podemos ver en muchos colectivos.

“Internet debe servir para conseguir que los seres humanos seamos más libres y más felices”

– Eres experto en nuevas tecnologías, ayudas a empresas a la transformación digital, pero también a familias. ¿Cuál es la parte más reconfortante de tu trabajo?

– Sin duda, la reacción positiva de todas las personas que consiguen mimetizarse con este nuevo entorno y que descubren cómo Internet y la tecnología, más allá de suponer un peligro o una dificultad, se convierten en auténticos aliados para sus negocios, proyectos o ámbitos familiares.

He trabajado con pequeños negocios que han conseguido multiplicar sus ventas apostando por el marketing digital, organismos que gracias a las redes sociales han comenzado a comunicarse con sus usuarios de forma mucho más natural y humana, más allá de los clásicos y fríos mensajes protocolarios, o colegios en los que, después de una charla, algunas madres o padres han venido a agradecer el cambio de visión y actitud que les supuso esa pequeña formación para sus familias.

– Tienes 20 años de experiencia en el sector de las nuevas tecnologías e imagino que han cambiado mucho las cosas en este tiempo, ¿crees que nos adaptamos mejor a los cambios tecnológicos ahora que hace 20 años?

– Hace 20 años aún era posible discernir la frontera entre el mundo real y el virtual. Los móviles se usaban solo para hablar por teléfono, la gente hacía cola en los bancos, no existían las redes sociales y los videoclubs estaban en pleno apogeo…

Internet y la tecnología comenzaban a llamar entonces a la puerta de las casas a golpe de módem de 28 y 56Kbs y toda una generación de jóvenes, la llamada “Generación Y”, tuvimos que afrontar en primera persona y mediante el autoaprendizaje la llegada de la digitalización y sus principales actores: Google, los blogs, las primeras redes sociales, el nacimiento de los smartphones y las apps

Hoy en día el mundo digital y el real forman parte de un mismo plano y se retroalimentan. Hemos normalizado la relación con muchas de estas  tecnologías que forman parte de nuestro día a día.  Las posibilidades de información y aprendizaje que tenemos a nuestra disposición son casi infinitas y todo esto incide, por supuesto, en una mejor adaptación ante los nuevos cambios.

Pokemon Go

– ¿Y los niños, entienden mejor las nuevas tecnologías que sus padres, o es una falacia?

– El nativo digital es un concepto sobre el que a menudo hablamos en nuestras charlas. Consiste en considerar a un menor competente en el uso de la red y la tecnología solo por el mero hecho de serlo.

Esto definitivamente no es así, igual que un adulto, habiendo nacido en la época de los automóviles no sabe conducir un coche.

La confusión muchas veces se produce porque la tecnología es cada vez es más accesible y usable y porque además fomenta la socialización, la creatividad o la innovación. Todos estos procesos son especialmente activos y necesarios en edades tempranas, por lo que es lógico que este segmento de población tenga un uso intensivo de la misma.

Pero más allá de esto, el sentido común y la experiencia de vida cuando hablamos de uso de dispositivos y redes es fundamental y lo tiene un adulto, no un menor. Por eso es importante que los padres los acompañemos y mediemos activamente en su educación digital, tratando de amplificar al mundo online muchos de los valores que ya les transmitimos en otros ámbitos de la vida cotidiana (no abras la puerta a desconocidos, no le facilites tu nombre a alguien que te pregunta por la calle, etc.).

Eso sí, también debemos ser autocríticos, porque los adultos muchas veces somos los primeros en perder el norte en Internet: compartiendo geolocalización, usando el móvil en los coches, difundiendo noticias falsas… o hasta usando el móvil en reuniones con amigos mientras los niños juegan.

“La llamada “Generación Y”, tuvimos que afrontar en primera persona y mediante el autoaprendizaje la llegada de la digitalización”

– Háblanos de Bitácoras, ¿qué es lo más bonito que te llevas de esos casi 10 años?

– Mi etapa en Bitácoras fue una de las más emocionantes de mi vida. Tuve la oportunidad de vivir de primera mano la eclosión del fenómeno blog y las redes sociales en nuestro país. Trabajar con marcas y organismos de primer nivel, contar con un gran equipo y tener contacto con muchos de los actores que hoy son primeras espadas en el mundo digital. Como te puedes imaginar me quedo con lo mucho que aprendí y todas las personas especiales que conocí.

Niños mirando tablet

Youtuber es la cuarta profesión más deseada por los peques, no dista mucho en esencia de ser blogger, viendo el éxito y renombre de muchos bloggers, ¿debemos alimentar las ganas de un niño que afirma que de mayor quiere ser Youtuber?

– Algunas personas identifican la figura del Youtuber como la de un joven al que únicamente le preocupa compartir sus partidas de videojuegos o travesuras en un canal. Más allá de los tópicos, lo cierto es que existen en esta plataforma cientos de ejemplos y exponentes de auténticos creadores de contenido que lo hacen realmente bien y aportan mucho talento y creatividad en todo tipo de temáticas.

Por poner un ejemplo cercano, el de Sebas G Mouret, un joven lucense apasionado de la literatura,  que comenzó su canal de YouTube cuando solo tenía 14 años y que hoy en día ya suma casi 250.000 suscriptores.

Por eso, si tenemos una niña o niño en casa que tenga alguna afición o interés, en lugar de desmotivarlo, una buena idea puede ser sentarnos juntos para navegar y descubrir canales e identificar usuarios referentes en esas temáticas de interés (música, ciencia, robótica, deportes…)

Podemos motivarle explicándole usos creativos y prácticos que podría hacer más allá de los que habitualmente realiza (juegos online o redes sociales). Por ejemplo, tocando algún instrumento online, realizando entrevistas, grabando sus avances con los drones…

El propio proceso de creación de contenido que requiere la plataforma le ayudará a adquirir y mejorar todo tipo de competencias: edición de vídeo, iluminación, sonido, hablar en público, posicionamiento web… ¡No hay nada malo en todo esto, al contrario!

“Es importante que los padres mediemos activamente en su educación digital, amplificando al mundo online los valores que ya les transmitimos en otros ámbitos de la vida cotidiana”

– Ahora eres director en Sherpa Digital, ¿qué hacéis en este proyecto?

– Damos respuesta a las principales necesidades que plantea el cambio digital en la sociedad, guiando y acompañando a profesionales y empresas en su adaptación a los procesos de transformación digital. Muchas veces esta ayuda se materializa en la impartición de cursos o formaciones, otras veces en forma de consultoría y otras, en la planificación y ejecución de estrategias online o proyectos tecnológicos.

– Echasteis a andar en 2017, ¿cómo surge esta idea?

– El nombre está inspirado en los sherpas nepalíes. Como en su caso, nuestra intención es acompañar hasta la cima a nuestros clientes.

Tras la fructífera etapa en Bitácoras me apetecía mucho emprender un proyecto que tratase de llevar la cultura digital a todos los públicos, familias, empresas… y que tuviese una clara apuesta por la educación.

– Unos padres que no sepan cómo gestionar la afición de su hijo al móvil, al Fortnite o al Instagram, ¿puede acudir a Sherpa?

– Desde luego. Gracias a proyectos como el de nativos R, cada vez somos más conscientes de que este nuevo escenario, como tantos otros, genera desconocimiento y miedos y por ello resulta fundamental que madres, padres y educadores en general, cuenten con la orientación y formación precisa que les sirva en primera instancia para aclarar muchas de sus dudas y también para acompañar después y mediar activamente en el aprendizaje digital de estos menores.

“Proyectos como nativos R, hacen que padres y educadores cuenten con la orientación y formación necesaria para mediar activamente en el aprendizaje digital de los menores”

– ¿Eres padre, verdad? ¿Cómo afrontas tú la relación de tus hijos con las nuevas tecnologías?

– De una forma natural, progresiva y positiva. Sabiendo que en un primer término hay que ir educándoles y enseñando a usar el dispositivo o aplicación en cuestión, explicándoles para qué sirven ciertas funcionalidades o cómo se realizan determinadas cosas… Después llega el momento de acompañarlos durante su uso, asegurándonos de que efectivamente va todo bien o mediando en el caso de ser necesario y, finalmente, llegará un momento en el que será suficiente la supervisión.

Los aparatos tecnológicos como las tablets o los ordenadores, son un objeto más en casa como lo puede ser un juguete o un libro y, dependiendo de la edad del peque, pueden servir para leer, para contar, para jugar, para divertirse, para viajar, para imaginar…

En mi caso tengo dos: Pedro, que todavía es chiquitito y Laura, que ya casi tiene 6 años… ya os podéis imaginar que no nos aburrimos

Imagen de Raúl Ordóñez hecha por Manuel María López

suscríbete al boletín
recibe cada mes en tu correo todas las novedades y la información de tus servicios R
* Este campo es obligatorio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

0 comentarios

R Cable y Telecomunicaciones Galicia, S.A.U. es el responsable del tratamiento de los datos personales que nos facilites y los tratará para la gestión de tu solicitud de hacer comentarios en este blog en base a una relación contractual. No cederemos tus datos personales a ningún tercero, salvo que exista una obligación legal. Y solo los compartiremos con nuestros proveedores que deban tener acceso para prestarnos un servicio. Tienes, entre otros, derecho a acceder, rectificar y suprimir tus datos, como se explica en la información adicional de la política de privacidad de nuestra Web.
Al hacer click en el botón publicar comentario declaras conocer y entender la política de privacidad de la Sociedad.